X

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ACTUALIDAD PARA PROFESIONALES DE LA FARMACIA
Colaboraciones

Higiene interdental: porque con el cepillado no es suficiente

5 de Agosto de 2014 0

El método estándar de higiene oral más extendido sigue siendo el cepillado dental, pero está demostrado que no es suficiente: apenas es capaz de eliminar la placa que se acumula entre los dientes, y ésta es una zona de alto riesgo para la aparición de gingivitis, periodontitis y caries. Por eso, los dentistas recomiendan encarecidamente introducir la higiene interdental como una rutina en nuestros cuidados diarios. 

El control mecánico para la eliminación de la placa bacteriana es la parte más importante de todos los procedimientos que comprenden la prevención de los problemas de las encías y la caries, y además desempeña un papel fundamental en el tratamiento de las enfermedades periodontales y en el posterior mantenimiento de la salud periodontal. 
«Sin embargo, cuando usamos únicamente el cepillo dental, dejamos sin limpiar aproximadamente el 40% de la superficie de nuestros dientes», asegura la Dra. Regina Izquierdo, periodoncista y vocal de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Periodoncia. El espacio entre los dientes es un área de difícil acceso, principalmente en las zonas más posteriores (molares y premolares). Por tanto, para conseguir eliminar la placa bacteriana de estas superficies es necesario limpiar estos espacios con un método adicional que complemente el cepillado. Esto es de gran importancia en la mayoría de pacientes, especialmente en aquellos con propensión a sufrir enfermedades periodontales. Sin embargo, a pesar de su demostrada eficacia, en España es mínima la atención que se presta al cuidado de las zonas interdentales. 

Hilo dental y palillo interdental 

El hilo dental es la técnica más conocida y usada, ya que puede aplicarse con eficacia en casi todas las situaciones. Sin embargo, los otros elementos de limpieza interdental (palillos, cepillos interdentales, puntas de goma o irrigadores) no siempre son aptos para todos los pacientes o para todos los tipos de dentición. En su elección deben considerarse factores tan importantes como el tamaño y la forma del espacio interdental, el contorno y la consistencia de la encía, la posición y el alineamiento de los dientes, así como la destreza de la persona que los utiliza. 
Así pues, el hilo dental es la técnica recomendada con mayor frecuencia y, si se utiliza de forma adecuada, elimina hasta el 80% de la placa proximal. En ocasiones se puede recurrir a aplicadores o enhebradores de hilo dental para facilitar su uso. 
En otros países está más extendido el uso del palillo interdental (con un diseño triangular) y que no hay que confundir con el mondadientes, destinado simplemente a quitar restos de alimentos después de las comidas. El palillo interdental debe utilizarse con mucha precaución, pues en denticiones sanas puede ocasionar la pérdida de la papila (parte superior de la encía entre los dientes), dejando espacios abiertos o triángulos negros con importantes consecuencias estéticas (en la parte anterior de la dentición) y favoreciendo la tan molesta impactación de alimentos. 

El hilo dental es la técnica recomendada con mayor frecuencia y elimina hasta el 80% de la placa proximal. 

Cepillos interdentales e irrigador bucal 

Por este motivo, hace más de 50 años que se introdujeron los cepillos interdentales como alternativa a los palillos. Estos cepillos resultan muy eficaces en la eliminación de placa y muy fáciles de usar, por lo que son muy bien aceptados. Se han convertido en el método más utilizado en caso de presencia de espacios interdentales abiertos y en la herramienta de limpieza interdental ideal, especialmente en pacientes con periodontitis. 
Sin embargo, si no se usan correctamente, pueden provocar hipersensibilidad dentinaria o desgaste de las raíces de los dientes. El tamaño o diámetro del cepillo elegido debe adaptarse al espacio disponible entre los dientes para evitar que entre muy holgado o demasiado forzado. Solo debe utilizarse con dentífrico en casos especiales. También se pueden usar, a modo de transportador para la aplicación local de flúor, sustancias microbianas o desensibilizantes. 
Por último, el irrigador bucal se considera un recurso auxiliar diseñado para complementar o mejorar el resto de técnicas de higiene anteriormente descritas. Puede usarse con agua o con soluciones antisépticas. 

Pedir consejo al dentista 

Según se ha demostrado científicamente, todos estos métodos de higiene son efectivos y reducen considerablemente la acumulación de placa bacteriana (biofilm dental) y el sangrado, por lo que deberían representar un aspecto importante del cuidado diario. Puesto que es imprescindible que la técnica elegida se adapte a la situación particular de cada persona, es importante pedir consejo a nuestro dentista sobre cuál sería el método más adecuado en cada situación 
Por ello, este cuidado se debería extremar en portadores de aparatología ortodóntica, ya que necesitan un esfuerzo «extra» para mantener sus dientes limpios. En estos casos resulta especialmente útil el uso de cepillos interdentales, e igual sucede en personas con puentes o implantes dentales. 
Sin embargo y a pesar de todos estos datos, como reconoce la Dra. Regina Izquierdo, «la higiene interdental está poco extendida en nuestro país». Tan sólo el 29% de la población española utiliza algún método de higiene interdental y no diariamente. Una posible causa es que la aplicación de la seda dental es percibida como «técnicamente» difícil de realizar, cuesta tiempo hacerlo y plantea ciertas reticencias (infundadas) por sus posibles efectos adversos derivados de un uso incorrecto. 
A este respecto hay que tener en cuenta que el posible sangrado durante la limpieza interdental (algo que sucede con relativa frecuencia y que suele ser otra de las razones por las que se abandona su uso) puede ser producto de un traumatismo por una mala utilización, pero en la mayoría de las circunstancias es un indicio claro de la presencia de inflamación en la encía. Por ello, el paciente debe saber que el sangrado «per se» no es un signo de que haya que abandonar la limpieza interdental, sino que indica la presencia de una inflamación que debe ser tratada. 
La Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), dentro de los consejos «cuidatusencias. es», considera indispensable estimular entre la población el uso de estos sistemas de higiene interdental, dado su importante efecto preventivo.

 
Comentarios

SALUD BUCAL DENTAID © 2020

Contacto - Política de Privacidad - Política de Cookies