X

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ACTUALIDAD PARA PROFESIONALES DE LA FARMACIA
Saber Más

La limpieza interproximal

4 de Noviembre de 2011 0

Los términos interproximal, interdental e interdentario pueden intercambiarse y se refieren al espacio que se encuentra por debajo del punto de contacto de los dientes (zona de máxima unión). Esta área, llamada espacio interproximal, es ocupada por la encía y es considerada una zona “protegida” a la que es difícil acceder incluso cuando los dientes se hallan en posición normal. 

Está bien documentado que la placa bacteriana (biofilm oral) es el factor etiológico primario en el desarrollo de la enfermedad periodontal crónica inflamatoria. El método más común de control de placa mecánico es el cepillado, el cual ha sido diseñado para lograr el máximo control de la placa. Su éxito se ha demostrado únicamente en la remoción de placa bucal o vestibular, lingual o palatina y superficies oclusales (zonas de masticación), pero en las superficies interproximales su acceso es limitado, por lo que para conseguir una adecuada higiene oral interproximal en la mayoría de los casos es necesario penetrar entre los dientes adyacentes. 
Las áreas interproximales, especialmente las posteriores, son las menos accesibles (Asadoorian, 2006), pero las lesiones periodontales, gingivales y las caries predominan en estas zonas (Galgut, 1991). Por tanto, para conseguir una buena salud bucal (Lindhe, 2008) es muy importante asegurar la eliminación de la placa interdental. 
En individuos jóvenes en los cuales la encía interdental (papila) llena todo el espacio interproximal, la seda/ cinta dental es la única herramienta que puede alcanzar esta área (Schmage et al., 1999), así como los espacios interproximales pequeños de los dientes ubicados en la zona anterior de la boca. El uso de la seda/cinta dental como método para remover la placa interdental es la técnica que ha recibido más atención. Pero cuando la papila retrocede, el espacio interproximal se incrementa. Es en estos casos en los que se recomiendan los cepillos interproximales. 

Los cepillos interproximales 

Los cepillos interproximales son frecuentemente recomendados en pacientes con suficiente espacio entre sus dientes, así como premolares y molares, ya que presentan un espacio interproximal más grande y accesible. Se recomiendan cepillos que presenten filamentos suaves de Tynex®, trenzado con un fino alambre de acero inoxidable plastificado para no resultar molesto en los pacientes, sobre todo en los que tienen superficies radiculares sensibles. 
La forma del cepillo interproximal puede ser cilíndrica y cónica (como un árbol de Navidad). Es importante que la longitud de los filamentos en sentido transversal se adapte al espacio interproximal para que la limpieza se realice mediante un movimiento de vaivén. También se pueden usar como aplicadores de sustancias antimicrobianas, por ejemplo para aplicar un gel de clorhexidina o de CPC (Cloruro de Cetilpiridinio), que previene caries o inflamación. El cepillo tendrá que ser descartado cuando sus filamentos se aflojen o se deformen. 
El sangrado gingival durante la limpieza interproximal puede ser producto de un traumatismo o indicio de inflamación. Los pacientes deben saber que el sangrado no es signo de que hay que evitar la limpieza interproximal sino más bien lo contrario, ya que indica la presencia de una inflamación que deber ser tratada. 
Es importante destacar que los métodos más actuales de limpieza interproximal están limitados en su efectividad por la habilidad y motivación o compromiso de los pacientes más que por el propio método (Warren et al., 1996). No todos los elementos de limpieza interproximal son aptos para todos los pacientes o todos los tipos de dentición. 
Las diversas técnicas de limpieza interproximal abarcan desde el uso de la seda y la cinta interdental, hasta los cepillos interproximales y el empleo de elementos eléctricos auxiliares como los irrigadores bucales, que utilizan un sistema de irrigación pulsátil de eficacia demostrada. El objetivo de los programas de higiene oral modernos debería tener un mayor énfasis en las áreas interproximales de la dentición de sus pacientes. 
 

Departamento Médico de DENTAID


BIBLIOGRAFÍA

  1. Asadoorian J, Flossing. “Canadian dental hygienist association position statement”. CJDH 2006; 40:1-10. 
  2. Galgut PN. “The need for interdental cleaning”. Dent Health (London) 1991; 30: 8-11. 
  3. Lindhe. Periodontología Clínica e Implantología Odontológica. Quinta edición. Tomo 2. Editorial Panamericana Médica 2009. Pág.: 714-716. 
  4. Schmage P, Platzer U, Nergiz I. “Comparison between manual and mechanical methods of interproximal hygiene”. Quintessence Int. 1999, 30.535-539. 
  5. Fischman SL. “The history of oral hygiene products products: how far have we come in 6000 years?”. Periodontology 2000 1997; 15: 7-14. 
  6. Warren PR, Chater BV. “An overview of established interdental cleaning methods”. J Clin Dent 1996; 7: 65-69. 
  7. Hoenderdos NL, Slot DE, Paraskevas S, van der Weijden GA. “The efficacy of woodsticks on plaque and gingival inflammation: a systematic review”. Int J Dent Hygiene 6; 2008; 280-289. 
  8. Slot DE, Dörfer CE, van der Weijden GA. “The efficacy of interdental brushes on plaque and parameters of periodontal inflammation: a systematic review”. Int J Dent Hygiene 6; 2008; 253-264. 
  9. Berchier CE, Slot DE, Haps S, van der Weijden GA. “The efficacy of dental floss in addition to toothbrush on plaque and parameters of gingival inflammation: a systematic review”. Int J Dent Hygiene 6; 2008; 265-279.
Comentarios

SALUD BUCAL DENTAID © 2018

Contacto - Política de Privacidad - Política de Cookies