X

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ACTUALIDAD PARA PROFESIONALES DE LA FARMACIA
Actualidad Dentaid

LA LENGUA: LA GRAN OLVIDADA

3 de Febrero de 2017 0

En la lengua se acumulan una gran parte de bacterias de la cavidad bucal. El uso de un limpiador lingual permite limpiarla en profundidad y ayuda a evitar la halitosis.

En muchas ocasiones se considera que la higiene bucal se completa con el cepillado dental y el uso de elementos para una limpieza entre dientes como son los cepillos interproximales, las cintas y/o sedas dentales o los irrigadores bucales, que eliminan el biofilm bucal acumulado en las zonas interproximales. Pero ¿y la limpieza de la lengua? 

No se debe olvidar que en la lengua se acumulan una gran cantidad de bacterias de la cavidad bucal. Por ello, es muy importante eliminar diariamente esta capa de bacterias y los restos de alimentos que pueden quedar acumulados sobre ella. De esta forma se evita la proliferación de bacterias anaerobias productoras de gases malolientes (CVS) que generan halitosis oral.

El acúmulo de bacterias sobre la lengua, que forma parte del cubrimiento lingual, es en muchos casos el responsable de la halitosis intraoral. Su eliminación puede reducir en gran medida la producción de compuestos volátiles sulfurados (hasta un 75% tras una semana de uso), que generan mal olor. 

Para eliminar el acúmulo de bacterias sobre la lengua se recomienda el uso de un limpiador lingual, adecuado para las personas con problemas de mal aliento y también para las que quieran obtener una limpieza completa de su boca.

El limpiador lingual puede llegar a la parte más posterior de la lengua, lugar donde se acumula la mayor parte de bacterias, y su uso necesita cierto entrenamiento, ya que al principio puede producir náuseas, pero con el tiempo suelen desaparecer.

¿QUÉ ES EL LIMPIADOR LINGUAL?

Consta de dos caras, una de perfil ondulado, especial para adaptarse a la depresión central de la lengua, y otra de perfil liso, diseñada para limpiar los laterales.

¿CÓMO USAR EL LIMPIADOR LINGUAL?

1. Limpia la parte central de la lengua utilizando la cara del limpiador que presenta un saliente. Para ello, sujeta el limpiador lingual por el mango de modo que el saliente quede en la parte inferior. Saca la lengua e introduce el limpiador lingual en la boca intentando alcanzar la parte más posterior de la lengua.

2. Arrastra el limpiador por el centro de la lengua hacia la parte delantera de la boca. Aclara el limpiador con agua.

3. Limpia los laterales de la lengua utilizando la cara lisa del limpiador. Aclara el limpiador después de cada pasada.

 
Comentarios

SALUD BUCAL DENTAID © 2017

Contacto - Política de Privacidad - Política de Cookies