X

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

ACTUALIDAD PARA PROFESIONALES DE LA FARMACIA
Colaboraciones

LA FARMACIA, UNA PIEZA INDISPENSABLE PARA MEJORAR LA SALUD BUCODENTAL

25 de Enero de 2017 0

El farmacéutico, como profesional de la salud, es una de las figuras clave del equipo sanitario interdisciplinario que colabora en el seguimiento y cuidado de las personas con enfermedades. En el caso de la salud bucodental, su proximidad y accesibilidad lo convierten a menudo en el primer profesional al que acuden muchos pacientes cuando necesitan aclarar ciertas dudas sobre sangrado de las encías, sensibilidad térmica, sequedad bucal o halitosis. De ahí la importancia de su correcta formación en este ámbito y la necesidad de fomentar sus lazos con la consulta odontológica.

Muchas personas entran en la farmacia explicando algunos síntomas de enfermedades de las encías que pueden hacer sospechar al farmacéutico la presencia de gingivitis o de periodontitis. El sangrado de las encías, el mal aliento, la sensibilidad dental excesiva, la movilidad dental, el cambio de posición de dientes o la presencia de un absceso o flemón pueden orientar sobre la existencia de periodontitis, una enfermedad inflamatoria que destruye el hueso de sujeción de los dientes hasta llegar a perderse y que, además, supone un riesgo para la salud general al incrementar la posibilidad de padecer infartos o accidentes vasculares cerebrales, enfermedades respiratorias y partos prematuros, y dificultar el control de la diabetes.

«La figura del farmacéutico es esencial para mejorar la prevención y el diagnóstico precoz de las enfermedades de las encías, así como para colaborar con el dentista en la vigilancia de su evolución», afirma la periodoncista Neus Carrió, que es profesora del Máster de Periodoncia de la Universidad Internacional de Cataluña y colaboradora de SEPA.

De hecho, el primer consejo de salud muchas veces se produce en la oficina de farmacia. Es por ello, según argumenta la periodoncista Nuria Vallcorba, ex presidenta de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), que «el farmacéutico y su equipo son esenciales para ofrecer información sobre las enfermedades de las encías, su prevención y su tratamiento». A su juicio, «son puntos informativos excepcionales, por la confianza que ofrecen al ciudadano, por su cualificación y por su amplia distribución geográfica».

PAPEL ESENCIAL EN LA PREVENCIÓN

La prevención de las enfermedades bucodentales se requiere para obtener una boca bonita, sana y con eficacia masticatoria, y es indispensable para una correcta salud general; dentro de los hábitos saludables, la higiene bucodental eficaz y regular es clave. Desde esta perspectiva, la Dra. Neus Carrió considera que «es determinante la difusión de hábitos higiénicos saludables por parte del farmacéutico».
LAS OFICINAS DE FARMACIA SON MUCHAS VECES EL PRIMER LUGAR DE CONSULTA SOBRE PROBLEMAS BUCALES
Estos profesionales, según la Dra. Carrió, «pueden aconsejar sobre cuáles son los mejores recursos a su alcance para facilitar la profilaxis de la enfermedad periodontal. Los farmacéuticos pueden informar sobre los tipos de enfermedades de las encías y promover las revisiones odontológicas necesarias». 
Actualmente, existe una amplia variedad de productos disponibles en el mercado que ayudan a prevenir enfermedades periodontales. El farmacéutico conoce muy bien los productos de higiene bucodental: cepillos de dureza suave o media, de cabezal pequeño para llegar a sectores posteriores; cepillos interproximales de diferente tamaño en función de los espacios que haya entre diente y diente; seda y cinta dental; dentífricos o colutorios para hacer llegar a la boca productos como el flúor para las caries o con componentes para reducir la hipersensibilidad y disminuir la inflamación, o reducir las tinciones dentales, evitar el mal aliento… Pero, más allá de aconsejar sobre el producto más adecuado para cada cliente, es fundamental su recomendación sobre la necesidad de efectuar el cepillado dental dos veces al día y de realizar dos revisiones al año con el dentista o periodoncista.
Además, la atención terapéutica que procura el profesional de la oficina de farmacia puede ayudar a la detección de factores asociados a la enfermedad periodontal y, aparte de dispensar el producto adecuado, si hay sospechas de que el paciente puede tener problemas periodontales, este profesional debe recomendar acudir al odontólogo.

FARMACÉUTICOS Y ODONTÓLOGOS, TRABAJO EN EQUIPO

El farmacéutico tiene una función asistencial sobresaliente. Al igual que otros especialistas médicos, como el cardiólogo, el endocrinólogo o el ginecólogo, el farmacéutico es un profesional sanitario que puede sospechar si una persona presenta problemas periodontales y puede aconsejarle una oportuna visita al odontólogo.

A modo de ejemplo, la Dra. Carrió expone que «si una persona acude a la farmacia porque le sangran las encías, aparte de orientarlo y dispensarle algún producto de limpieza bucodental, el farmacéutico debe ser consciente de que el sangrado gingival implica una patología que debe ser bien diagnosticada y que tendría que ser tratada por el periodoncista».

De ahí la importancia de organizar charlas informativas y divulgativas con el fin de establecer una mayor comunicación entre los farmacéuticos y los periodoncistas. En esta línea, la Dra. Carrió también propone «establecer ciertas recomendaciones para el cuidado de las encías de los pacientes que acuden a la farmacia, puesto que las oficinas de farmacia se convierten en puntos informativos esenciales para el paciente; y, además, se podría evaluar si el ciudadano cumple las recomendaciones diarias de cuidado bucal, si atiende las revisiones profesionales necesarias y si presenta problemas en las encías (incluido sangrado al cepillarse o encías enrojecidas o hinchadas)».

MEJORAR LA FORMACIÓN DEL FARMACÉUTICO

Dado que existe una gran evolución en los conocimientos sobre salud bucodental y cada día hay más productos en el mercado dirigidos a este fin, los profesionales de la oficina de farmacia requieren tener una formación continuada, y los odontólogos y periodoncistas deben ayudarles en ella.

«Los farmacéuticos y los odontólogos forman equipo para conseguir la mejor salud bucodental de la población», asegura la Dra. Vallcorba. Los farmacéuticos deben recibir formación específica y actualizada
por parte de los dentistas y, por su parte, los odontólogos deben ayudar a los farmacéuticos solicitando la dispensación de productos que hayan confirmado científicamente su eficacia y explicando a sus clientes la diferencia entre los productos existentes en el mercado.

En general, los clientes reconocen y agradecen que los farmacéuticos no vendan únicamente productos, sino que los conozcan bien, que sepan para qué se usan, cuándo y cómo, de manera que se sientan acompañados en el uso del producto que han adquirido. 

DIABÉTICOS Y EMBARAZADAS, POBLACIONES DIANA

Aunque la labor de los profesionales de la farmacia en el cuidado de la salud bucodental se extiende a toda la población, se identifican al menos dos colectivos donde su papel puede ser especialmente relevante: las personas con diabetes y las embarazadas.

Es importante que los farmacéuticos conozcan que las enfermedades periodontales son más frecuentes y progresan más rápido en diabéticos mal controlacontrolados. La diabetes es un factor de riesgo para la periodontitis, siendo entre dos y tres veces superior este riesgo en comparación con las personas sin diabetes. Los diabéticos tienen mayor riesgo de sufrir periodontitis, con una mayor prevalencia de bolsas profundas y mayor pérdida ósea. Además, existe una asociación entre la duración de la diabetes y el riesgo de inicio de la periodontitis, y una relación dosis-respuesta entre un peor control metabólico de la diabetes y la gravedad de la periodontitis.
LOS FARMACÉUTICOS Y LOS ODONTÓLOGOS/PERIODONCISTAS DEBEN FORMAR EQUIPO EN LA PREVENCIÓN Y EL TRATAMIENTO DE LAS ENFERMEDADES DE LAS ENCÍAS
«Si un paciente diabético no realiza los cuidados diarios adecuados, hay que recordarles que éstos forman parte del control de la diabetes e insistirles en la importancia de las revisiones periódicas con el odontólogo», apunta la Dra. Carrió, quien indica que «la educación de las personas con diabetes debe incluir las implicaciones de la diabetes, especialmente si está mal controlada, en la enfermedad periodontal».
A las mujeres embarazadas, y según detalla la Dra. Vallcorba, «se les debe instruir lo más precozmente posible (idealmente, antes del embarazo) en técnicas adecuadas de higiene oral, incluyendo la higiene interdental, que deberán realizarse diariamente de forma rutinaria». Si hay sospechas de que la mujer embarazada pudiera tener problemas periodontales, se le debe recomendar acudir al periodoncista, sobre todo porque se sabe que una mala salud periodontal puede estar implicada en el parto prematuro o el nacimiento de niños de bajo peso. Por lo tanto, «la embarazada debe ser tratada de su problema periodontal o prevenir adecuadamente este tipo de trastorno antes y durante la gestación, especialmente en el segundo trimestre», aconseja la Dra. Vallcorba. 

 
Comentarios

SALUD BUCAL DENTAID © 2017

Contacto - Política de Privacidad - Política de Cookies